Aprende con NAUTA: técnicas, trucos, noticias,...y mucho más
P5260265
Arcilla polimérica

¡¡ Empezando con la arcilla polimérica !!

¿QUE ES LA ARCILLA POLIMÉRICA?

¿Arcilla polimérica? Posiblemente a muchos no os suene este nombre, pero seguro que si os hablo de Fimo algunos de vosotros ya sabréis de que os estoy hablando!!!

Sí, Fimo es una de las marcas comerciales de este fabuloso material y la que me introdujo en este maravilloso mundo. Con la arcilla polimérica podemos modelar figuras, hacer piezas únicas para bisutería o decorar objetos para el hogar.


P5260265-150x150
FOTO21-150x150
4.21-150x150

Además, solo necesitareis unos conocimientos básicos, que os explico a continuación, y una pequeña inversión económica. Eso sí, tiene un gran peligro: cuando empecéis será muy difícil parar!!!!. Cuando se empieza a trabajar con este material las ideas te vienen solas, estás haciendo una cosa y pensando en la próxima, llegas a casa a las diez de la noche, sacas tu “plasti” y te pones a “jugar”….. Es divertido, es relajante y los resultados se ven muy pronto.

¿A que tenéis ganas de poneros manos a la obra? Seguro que sí, pero antes os pongo un poco de tarea: si es la primera vez que vais a trabajar la arcilla polimérica o habéis trabajado poco con ella, leer la siguiente información.

1.- ¿QUE ES LA ARCILLA POLIMÉRICA?

La arcilla polimérica es una pasta de modelar ligera y modelable, que se endurece de modo permanente cuando la cocemos en un horno convencional a baja temperatura (entre 110 y 160 grados centígrados). Es un material sintético, compuesto a base de PVC, plastificantes y colorantes.

En el mercado podemos encontrar diferentes marcas de arcilla polimérica que, siendo muy similares entre ellas, presentan algunas variaciones en cuanto a dureza y temperatura de cocción. Todas las marcas se pueden mezclar unas con otras, aunque dependiendo del tipo de trabajo, a veces es conveniente limitarse a una misma marca.

indice

Distintas marcas de arcilla polimérica

La arcilla polimérica se presenta en una amplia gamas de colores que pueden mezclarse entre sí para formar una paleta más completa. Asimismo es posible incorporar en la arcilla polimérica otras sustancias, como polvos de mica, tintas, pinturas acrílicas, pan de oro,..

2.- TRABAJANDO CON LA ARCILLA POLIMÉRICA

Si bien no se requiere ningún conocimiento especial para trabajar con la arcilla polimérica, sí hay una serie de preceptos que se deben tener en cuenta para obtener un resultado profesional.

2.1.- ACONDICIONAMIENTO

Todas las arcillas, independientemente de la marca, se deben acondicionar para lograr la mayor resistencia y la mejor adherencia de las piezas. Acondicionar es devolver la masilla a un estado próximo al de fabricación. El acondicionado se puede efectuar amasando la arcilla entre las manos, pasándole el rodillo repetidamente o pasándola por la laminadora varias veces hasta que la masilla quede blanda y maleable.

2.2.- TEMPERATURA

La arcilla polimérica puede alterarse si se expone prolongadamente a temperaturas superiores a 32° C, pero incluso a temperaturas inferiores tiende a endurecerse. Para evitar esto, debemos conservarla en un lugar fresco y protegido de la luz directa del sol.

2.3.- COCCIÓN

Para que la arcilla polimérica maleable alcance un estado permanente de endurecido, hay que exponerla a temperaturas de 110 a 160° C, dependiendo de las marcas. Si cocemos a una temperatura inferior, la pieza resultante será frágil y se romperá con facilidad. Si exponemos la arcilla polimérica a temperaturas superiores a la recomendada, puede quemarse y emitir gases nocivos para la salud. Para evitar estos problemas la mejor solución es utilizar un termómetro de horno.

También hay que tener en cuenta que el tiempo en que la masilla se templa fuera del horno es el momento de mayor fragilidad, por lo que es conveniente esperar siempre a que se haya enfriado completamente antes de empezar a manipular las piezas.

2.4.- DUREZA

El grado de flexibilidad de la masilla curtida varía de una marca a otra, pero por regla general la rigidez aumenta con el grosor de la masilla. Pero no nos debemos confiar, ya que al aumentar el grosor corremos también el riesgo de que la masilla se quede cruda en el interior. Para evitarlo se pueden utilizar armazones internos. Normalmente se fabrican con alambre o papel de aluminio arrugado, aunque también podemos utilizar otros objetos, como bombillas fundidas o papel maché.

2.5.- BOLSAS DE AIRE

Al trabajar la arcilla polimérica hay que estar muy atento a que no nos queden bolsas de aire, ya que con el calor, el aire se dilata y la bolsa se agranda, produciendo grietas y daños en la masilla. Esto ocurre con más frecuencia cuando forramos objetos con arcilla polimérica. Para evitarlo, hay que repasar con cuidado todo lo que se ha forrado antes de cocerlo, empujando el aire fuera o haciendo pequeños agujeros para dejar que el aire salga. En los objetos de masilla sólidos, como cuentas, debemos trabajar muy bien la base para que no quede aire en esta.

2.6.- REACCIONES QUÍMICAS

Al tratarse de un polímero, hay que evitar las posibles reacciones químicas cuando se expone la masilla cruda a otros polímeros. Así, a la hora de trabajar debemos estar atentos a la superficie de trabajo, ya que si trabajamos, por ejemplo, sobre una superficie barnizada la masilla puede fundirse sobre el barniz. Si conservamos la masilla en plástico, también debemos estar atentos a que ésta no haga reacción, ya que ciertos plásticos, en general los duros y transparentes, reaccionan con la masilla cruda, haciendo que esta se funda y se convierta en una masa pegajosa.

Del mismo modo, ciertos barnices aplicados sobre una pieza cocida pueden provocar una reacción química con la masilla. En este caso el barniz no se seca ni se endurece y la pieza termina hecha un amasijo pegajoso. Personalmente no utilizo nunca ningún tipo de barniz, prefiriendo un acabado manual de lijado y pulido.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x