Aprende con NAUTA: técnicas, trucos, noticias,...y mucho más
lapislázuli
Piedras Semipreciosas

LAPISLÁZULI

Descripción

El lapislázuli – del latín lapis (piedra) y del latín medieval lázulum (azul) – es un compuesto de diferentes minerales: lazurita, silicato cálcico (color azul), calcita (vetas blancas) y pirita (incrustaciones doradas).

Uno de los yacimientos más importante se encuentra en las montañas de Hindukush (Afganistán), donde se sigue extrayendo con procedimientos muy similares a los de hace miles de años.
También existen minas de lapislázuli en Alemania, Angola, Canadá, norte de Chile (en 1984 fue nombrada Piedra Nacional de este país), Estados Unidos (California y Colorado), Birmania, Pakistán y Rusia (Lago Baikal).

 

Lapislázuli

 

¿Sabes qué?

El lapislázuli es una piedra porosa de dureza 5,5 en la escala de Mohs, por lo que para lavarla debes utilizar agua fría y jabón suave. No debes sumergirla nunca en el agua ni frotarla con un cepillo.

Por su belleza y precio es falsificado con frecuencia, así que ve con cuidado…

Si lo que te interesa es su majestuoso color, puedes encontrar imitaciones realmente bonitas a un precio más asequible pero, si lo que te interesa es su energía, asegúrate de que estás adquiriendo una pieza auténtica.

Polvo de mar

Desde hace siglos, con su polvo se hace pigmento azul ultramar – también llamado “oro azul” por su elevado precio – utilizado, frecuentemente, por pintores del Renacimiento europeo como Fra Angélico, Leonardo Da Vinci o Alberto Durero y por pintores de la Escuela Cuzqueña de América.
Este pigmento también se utilizaba para teñir telas. En los siglos XII y XIII, los reyes franceses vestían ropas confeccionadas con estas telas como señal de nobleza y poder.

 

lapisgrande

 

Cristaloterápia o Gemoterápia

El lapislázuli es una piedra receptiva que estimula la bondad, provocando que te sientas más atraído por el ser que por el tener, por dar que por recibir, por el amor espiritual que por el físico….. y, por tanto, te libera de la codicia y la envidia, cambiándolas por energías positivas que mejoran tu salud en general.
Está relacionado con el quinto y el sexto chacra (garganta y tercer ojo), por lo que si llevas un collar o meditas con esta gema, estarás estimulando tu capacidad de comunicación, tu creatividad y tu intuición.
Beneficia el sistema nervioso y respiratorio y, si eres deportista, el lapislázuli mejorará tu motricidad y te calmará los dolores musculares.
Actualmente, en la India se hacen collares – ensartando cuentas de esta piedra en hilo de oro – para los niños, con el fin de asegurar salud, buen crecimiento y protección.

Leyenda

Oannes, semidiós mitad hombre, mitad pez, que solía relacionarse con los humanos para enseñarles buenos modales, matemáticas, arquitectura y letras, se enamoró de Iyari, una joven que vivía en la montaña, siendo correspondido por ella.
Cuando Iyari quedó embarazada los dioses no lo vieron con buenos ojos y despojaron a Oannes de su poder para respirar en la tierra.
La joven dio a luz una niña a la que le puso el nombre de Lázuli….. Azul cielo y azul mar…
Oannes, entristecido, se refugió en el mundo de los espíritus esperando que, primero Iyari y más tarde Lázuli, se unieran con él para toda la eternidad.
Conmovida por la tristeza del semidios, Nammu, diosa madre del cielo y la tierra, considerada también abuela de todos los dioses, depositó agua de mar y un centenar de estrellas en el interior de la montaña. La fusión del mar con las estrellas creó un espacio mágico donde Oannes, Iyari y Lázuli convivieron en armonía.
En la actualidad, los tres viven en el mundo de los espíritus, pero el interior de la montaña sigue siendo un estrellado anochecer de amor, magia y energía divina.
Tengo que confesarte que esta leyenda me la acabo de inventar porque no he encontrado ninguna historia que explique el origen de las minas pero, ¿quién sabe?, quizás me la ha susurrado la energía del lapislázuli…..
De los personajes sólo he creado a Iyari y Lázuli, Oannes y los otros dioses y diosas pertenecen a la mitología mesopotámica.

 

Lapislázuli

 

Magia, energía…

Piedra divina y celestial que te permite entrar en contacto directo con tus guardianes, los cuales reconocerán la negatividad que te envíen y la devolverán a su dueño.
En casi todas las culturas el lapislázuli está relacionado con el crecimiento espiritual, la sabiduría, la energía, la intuición y el poder divino. Así, por ejemplo, para los budistas tibetanos el poder curativo de Sangye Menla proviene de él.
En el Antiguo Egipto esta piedra adornaba las máscaras mortuorias y los famosos escarabajos que protegían y guiaban por éste y el otro mundo. También utilizaban su polvo como medicina.
Para los romanos, sin embargo, el polvo de lapislázuli era considerado un poderoso afrodisiaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x